Relicatessen 2018
LKA JJJ
RELICATESSEN   se   crea   con   el   ánimo   de   dar   a   conocer   al   gran   público   los   productos   gourmet   y   de   reposteria,   tanto de pequeños productores como de torno de monasterios y conventos de clausura de España.   Se   trata   de   dulces   de   reconocida   calidad,   hechos   a   mano,   sin   colorantes   ni   conservantes   o   aditivos   artificiales   y,   en algunas ocasiones, utilizando productos de sus propios cultivos. Se   utilizan   recetas   centenarias,   que   estuvieron   evolucionando   en   diferentes   monasterios   y   conventos   mediante recetarios secretos, a veces unidos a la práctica de la farmacia. La   indiscutible   calidad   de   estos   productos   ha   perdurado   hasta   nuestros   dias,   con   recetas   y   fórmulas   que,   por artesanal   y   natural,      ha   conseguido   un   nivel   de   exquisitez   al   que   muy   pocos   productos   de   nuestro   pais   pueden aspirar. Un   esmerado   y   riguroso   proceso   de   selección   basado   en   pruebas   y   tests   de   calidad   gastronómica,   en   diferentes conventos   y   monasterios,   durante   un   largo   periodo   de   tiempo,   nos   permite   ofrecer   un   exclusivo   catálogo   de productos basados en criterios de alta excelencia.
Un poco de historia. La    repostería    conventual    y    monástica    nació    en    algún    momento    de    la    alta    edad    media.    Los    conventos acostumbraban   a   hallarse   alejados   de   los   centros   de   población,   por   lo   que   debían   ser   autosuficientes,   y   contar con   un   huerto,   frutales   y   una   granja.   Todo   ello   para   sustentar   a   la   comunidad   religiosa.   Por   ello,   esta   reposteria monástica   resulta   muy   asequible,   pues   utiliza   productos   de   la   tierra,   e   ingredientes   muy   básicos,   presentes   en cualquier cocina actual. Es muy posible que la elaboración de dulces fuese realizada con  vistas a agasajar a los benefactores de la comunidad y a visitantes ilustres , siendo ésta una actividad habitual.
La   reposteria   española,   con   una   base   heredada   en gran   medida   de   la   pasteleria   romana,   estuvo   muy influenciada   por   las   culturas   árabe   y   sefardita,   y, tras   la   reconquista,   de   alguna   forma,   todo   ese   saber pasó al acerbo popular. Las   órdenes   y   congregaciones   religiosas,   que   eran, en      aquella      época,      los      únicos      custodios      del conocimiento,      supieron      mantener      la      manera tradicional    de    hacer    reposteria,    aunque    con    dos importantes     adiciones,     la     del     azúcar     de     caña, aportación    de    los    árabes,    (antes    únicamente    se endulzaba   con   miel)   y   posteriormente   por   la   llegada de   un   poderoso   ingrediente   procedente   del   nuevo mundo   que   revolucionaría   la   reposteria   española   y despúes la mundial: el cacao.
Estas   incorporaciones   dotaron   de   mayor   calidad   la   reposteria   monástica,   especialmente   entre   la   alta   nobleza, siendo   reconocida   hasta   en   diferentes   casas   reales   de   Europa.   El   proceso   de   fabricación   no   ha   variado   apenas   en estos   quinientos   años,      a   pesar   de   la   gran   influencia   de   la   reposteria   francesa   durante   el   siglo   XVIII,   siendo   sus custodios   reacios   a   añadir   alguna   modificación   que   pudiera   variar   el   sabor   y   textura   de   sus   formulaciones.   No   en vano    existe    una    gran    vinculación    de    las    especialidades    reposteras    españolas    con    el    ritmo    anual    de    las celebraciones religiosas cristianas.